ACERCA DE LA PAZ

La Paz, como valor humano y, por lo tanto, sujeto a las constantes variaciones del devenir del Hombre, podría ser definida desde diferentes perspectivas, más ante la urgencia de esta presentación, reduciremos el concepto a los siguientes puntos:

 

  • Ausencia de conflicto armado (o no) entre pueblos y naciones
  • Respeto mutuo entre hombres y población
  • Responsabilidad ante el Derecho General e Individual
  • Actitud comprensiva y tolerante frente y para con los otros
  • Eliminación del racismo, la intolerancia religiosa y el nacionalismo agresivo

Según un especialista en el tema de la Paz, el Dr. Mario Borelli, la Paz, en una sociedad, es el resultado de la igualdad de derechos. Mediante esta igualdad de derechos, el miembro de la sociedad participa, equitativamente, en el poder de decisión; a su vez este proceso sirve para regular la sociedad y para regular la distribución de los recursos que la sostienen. Para otros autores como Wehr y Esshburg, la Paz será “la ausencia de explotación del hombre por el hombre en todas sus posibilidades”.

¿Se hace necesario recalcar que la Paz es el natural soporte de las instituciones democráticas?

¿Acaso no son estas las que organizadas en base a criterios pacifistas promueven el desarrollo creador de las comunidades al servicio de la vida?

Conviene considerar que la paz es:

 

  • INDISPENSABLE PARA EL DESARROLLO Y PROGRESO DE LOS PUEBLOS
  • LA SEGURIDAD DEL INDIVIDUO Y LOS GRUPOS
  • PARA LA INDEPENDENCIA NACIONAL
  • PARA LA SOLIDARIDAD SOCIAL

 

Si reflexionamos sobre la iniciativa de la República de Costa Rica (pueblo con una profunda y vieja tradición democrática), acordada por la Organización de las Naciones Unidas de que en el año 1986 haya sido el AÑO DE LA PAZ, ¿por qué no extender a que SIEMPRE SEA ESE AÑO?

Desde la antigüedad el hombre se ha preocupado por los temas de la guerra, la violencia, la paz, la armonía entre pueblos, pero no fue sino hasta después de la Segunda Guerra Mundial que estos estudios adquirieron alguna forma disciplinaria y sistemática de los que se pueden obtener conceptos tales como que:

 

  1. La Paz está sujeta a la experiencia humana ya que como señala la UNESCO: “La guerra y la violencia están en la mente de los hombres”.
  2. La Paz siempre es preferible a su antivalor: la guerra. Estos dos aspectos aparecen como dialecticos y romper esa estructura será una tarea ética y necesaria al servicio del progreso orgánico de la Humanidad. Será en la guerra donde encontraremos la máxima explosión del innato impulso destructor (por cierto no la única tendencia) del ser humano.

 

No es posible argumentar que la ausencia de guerra signifique la Paz ya que ésta (desde que Galtung introdujo el concepto de “violencia estructural”, puede argüirse que no hay paz si no existe coetáneamente la justicia. Puede señalarse entonces que, como la raíz de la violencia también se encuentra en algunas estructuras sociales, mientras estas se sostengan de tal modo difícilmente podrá erradicarse la guerra de nuestro planeta y más allá del mismo. 14.000 guerras hubo en el mundo. ¿No han sido suficientes para que reflexionemos sobre esta “absurda reiteración del sin sentido”?

Respecto del tema de la violencia, hasta ahora en los estudios se han aceptado dos clases:

 

  1. Violencia directa, así como el ataque físico y la guerra.
  2. Violencia estructural, de la que Galtung identifica tres modalidades: A.- Violencia por explotación (por ej. en el trabajo); B.- violencia por fragmentación, cuando la distribución de los bienes comunes no se han realizado en forma equitativa; C.- violencia por penetración, cuando la “elite” de varios grupos se unifican e imponen su cultura y economía a través de alianzas y contratos que producen sistemas injustos.

 

Merece consignarse aquí que ligado al concepto de violencia encontramos el de conflicto que puede definirse a veces como un obstáculo de lo negativo para la obtención de valores dignos; pero, por otro lado, en los conflictos encontramos la sustancia por medio de la cual descubrimos aun ahí, las posibles soluciones del mismo. Una educación por la Paz no buscara eliminar el conflicto ya que el mismo es necesario para establecer y mantener la Paz. Últimamente, ya no se usa el termino resolución de conflictos, sino “manejo o dirección de conflictos”.

Toda teoría acerca del conflicto debe y puede ser aplicada a relaciones interpersonales, de grupo, sociales e internacionales y, en estos casos, se deberán clasificar los valores imperantes y los necesarios que establecerán relaciones entre el bienestar económico, la justicia social, el desarrollo tecnológico y el equilibrio ecológico. De aquí que el concepto de Paz negativa o Paz positiva no sea solamente la ausencia de guerra sino el manejo constructivo y positivo del conflicto.

Las posibles soluciones al complejo y grave problema que presentan las patologías del conflicto deberán sostenerse desde dos pilares complementarios:

 

  1. Idea (como principio de investigación)
  2. Acción (como educación)

 

desde todas estas perspectivas posibles, ya que la enfermedad que conduce a la guerra contagia a todos los estamentos creados ya sea bajo figuras institucionales pequeñas o macroinstituciones.

 

Una respuesta a “ACERCA DE LA PAZ”

  1. La obra del Dr. Garzarelli en torno a la Psicología de la Paz es realmente pionera y da cuenta del profundo compromiso y sentido humanista de su recorrido profesional, algo que ha demostrado cabalmente a lo largo de todos estos años. Aquellos que tenemos la oportunidad de conocerlo personalmente, podemos dar fe de esa vocación. Felicitaciones por esta página, que reúne, además, tantos otros escritos de su autoría, y sobre temas variados, con una mirada integral y profunda del “fenómeno humano”. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *