PRESIONES EN EL DEPORTE

Definición de presión.

Termino de la Física que indica el cociente entre el componente normal de la fuerza sobre una superficie perpendicular a la superficie del cuerpo.

La materia puede presentarse en tres formas, sólida, liquida o gaseosa.

La presión, en términos generales puede ser atmosférica, arterial u osmótica, de vapor.
Las dos primeras actúan también de consuno en la actividad deportiva.

En el caso del deportista la presión será de naturaleza psicológica-social en forma predominantemente y puede provenir de:

-El deporte mismo

-De su propia estructura de personalidad (Las personalidades obsesivas o los deportes de alto rendimiento en el campo de los profesionales, tendrán mayor presión sobre su acción y el producto final)

-Desde el entrenador.

-Desde su “coach”.

-Desde el capitán.

-Desde su propios compañeros.

-Desde sus propios padres en su parte idealizada.

-Desde el público.

-Desde las instituciones.

-Desde la misma imagen que el representa en el mundo del deporte, en tanto representación social.

-Desde el mismo país al que representa.

Por el mismo costado, las presiones no soportadas por los deportistas en general podrán manifestarse en forma de angustia de expectación, la que afectará el normal desempeño de la actividad.

El resultado de mucha presión sobre el deportista, si es reiterada puede conducir a fracasos y disminuciones en la autoestima.

Cabe señalar que las presiones ejercidas no solo afectan la estructura psicológica del deportista sino también en el ámbito de su corporeidad, manifestándose ésta en somatizaciones específicas.

La presión sobre el deportista variará si es “amateur” o profesional, siendo en este último caso mayor debido al “target” que este pertenece.

La presión puede ser asimismo directa o indirecta, y de acuerdo a estas posibilidades influirán sobre la conducta del deportista.

No obstante en muchos casos es dable observar que de acuerdo a como perciba y vivencia la presión y de acuerdo a de quien provenga, puede resultar un estímulo positivo.

En este caso la ecuación:

Emisor – Mensaje – Receptor (incluyendo el estilo del mensaje) y el correspondiente “feed-back” pertenecerá, no solo a la forma de la presión sino a la elaboración que el deportista realice de la misma.

Por esto podemos clasificar también a las presiones como positivas o  negativas, esti-mulantes o frustrantes.

Es dable observar que de acuerdo a las características del deporte las presiones serán diferenciadas, las que están vinculadas a los diferentes ámbitos del deporte en si.

Es diferente la presión de un nadador, a la de un tenista, o a la de deportes
grupales como asimismo en que ámbito estos se desarrollen ya sea por agua
tierra, aire u otras combinaciones.

Pero, siempre será en el “corpus” del deportista o del equipo donde se manifestarán las conductas posteriores.

Y desde un punto de vista psicodinámico, será habitualmente en el Yo, donde
se perciben las presiones de todo tipo, incluyendo las que provienen desde nuestra interioridad.

En este sentido y teniendo en cuenta al concepto de estímulo seria este de
materia propia y vinculado a los ideales del deportista los que aumentan sus
rendimiento.

Existen casos en que las presiones propias son aumentadas por las presiones de los otros y si son asimilables en general el resultado es positivo.

En estos casos el auto reconocimiento y el reconocimiento de los otros conducen a la satisfacción anhelada por todos.

En todas estas situaciones, el trabajo en conjunto del DT., el entrenador y el psicólogo resultan de vital importancia para obtener del-los deportistas, el resultado final esperado.

Dr. Jorge G.Garzarelli – 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *